Mardi Himal Route Nepal III



Antes de partir para Nepal me estaba leyendo "Autobiografía de un Yogui". Lo dejé a medio terminar en Madrid. Ya lo retomaría a la vuelta.
Es curioso pero buscando ahora info en otros blogs, he encontrado un par de ellos donde justamente se estaban leyendo este libro al llegar a Pokhara o de camino a ella...
Y a mi que me encantan las sincronías, ya que a mi el libro me cayó en las manos de purita casualidad unos días antes de partir... sonrío mientras suena de fondo en Spotyfy el Mantra de la Tara Verde... que también me acompañó en este trek...

"Joven yogui, ya veo que estás huyendo de tu maestro. Él tiene todo lo que tú necesitas. Debes regresar a él. Las montañas no pueden ser tu gurú. Los maestros no están bajo ninguna compulsión cósmica que limite su residencia  las montañas exclusivamente. El Himalaya y el Tibet no tienen ningún monopolio sobre los santos. Lo que uno no se preocupe de hallar en su interior no podrá descubrirlo transportando el cuerpo de un lugar a otro"

Autobiografía de un Yogui de Pramahansa Yogananda.

Mientras iba leyendo la descripción de Cachemira, no sé por qué a mí se me iba creando en la mente una ciudad celestial, con su Lago Sagrado, sus maravillosos jardines y templos, sus santones y yoguis... el Sol brillando sobre las aguas del lago y las estupas doradas y una temperatura pernenne primaveral... Y la llamé Pokhara.
De repente se despertó en mí la ilusión de visitar esa ciudad tan santa y maravillosa. Entrada a las montañas Sagradas. Único lugar del Planeta donde al parecer desde sus 800m de altitud puedes ver los 8000 miles de los Annapurnas... Y doy fe que así es.

Bueno, la ciudad tiene mucho encanto, pero no el encanto que pudiera tener a mediados de S. XX sino el de una ciudad megaextensa, que se está cargando el lago, pero que aún así conserva ese "espíritu primaveral eterno", con un barniz de rollo guiri montañeril, baretos hippis cuquis y por supuesto sigue manteniendo el honorable título de "Puerta Sagrada hacia los Annapurnas".




El lago sagrado de Phewa Tal. Al fondo los picos nevados de Annapurnas.

Yo guiriteando.

La señal de tráfico más vilipendiada del Planeta.

Celebramos Noche Vieja en Pokhara


Cojimos la barca y la cesta de ofrendas corriendo. A las 9 a.m había que estar en la puerta del hotel con las mochilas preparadas. Llegué a la entrada del Templo y eché un vistazo rápido: Donde fueres haz lo que vieres...
Fuera zapatos, prende las velas de sebo fuera del templo y enciende los inciensos ahí también... Entra... mira qué hace esa mujer, vale. Visto y decoro a la Diosa con todo lo de las cestita, flores, telita roja de flecos dorados, el polvo rojo y el azafrán... y recuerda, príngate el anular y ponte en la frente. Uf! Que ajetreado!! Ellas lo hacen mientras rezan... pues yo eso... va a ser que no me sé nada... bueno pues... Diosita preciosa (aunque es una piedra sin forma teñida de rojo y azafrán cubierta de telas y flores si que es preciosa). Diosita preciosa nos subimos a las montañas, bendice nuestro camino con un tiempo espectacular y grandes viviencias...

Salgo del templo, voy al borde del lago, caso el coco, el agua del coco al lago, el paquetito de maiz y trigo a las carpas hiperalimentadas.
Perfecto. Ponte las botas. Ponte las dos pulseritas que te han quedado en el cestillo y ¡vamos chicos, ya esta!

A las 9 am clavadas en el hotel. Claramente Bahari ha escuchado mi petición y me quiere proteger.

8 a.m. Haciendo las ofrendas oportunas en el templo Bahari antes justo de partir al Mardi Himal.

Vista desde el campamento Australiano


Amanecer sherpa



¿Bosque lluvioso, jungla o selva? Qué más me dará... Es hermoso.


El lago es sagrado, el bosque es sagrado, la montaña es sagrada... Me encanta...


Cuqui Camp

A este es que le dio mal de altura y se bajó al bosque...

Vivan las estufas de leña!

Arrgggg....

No podías dejar de buscarla...



Aquí se ve la Fish Tail, pero vamos que es un corazón... de libro. Machapuchare, la montaña Sagrada.

¡Me enamoré!

Tengo el corazón dividido entre el Cervino y el Machapuchare... ¡Pues les amo a los dos!



Por el valle de la izda. se llega al Annapurnas Base Camp.




Me parece un fotón


A 4500m

Mar de nubes... Hemos llegado al Reino de los Dioses.




Paz

Rododendros trees

El bosque rosado

Esa es Machapuchare. Nosotros llegamos a ella por esa arista de la izda.

Bajando al valle ya hay vida



Civilización



De regreso. Donde caben dos caben diez.

Pokhara se deja querer.








No hay comentarios:

Publicar un comentario